Barcelona, mayo de 1937




  1. foto

    Barcelona, «fets de maig de 1937» grupo de milicianos (posiblemente del POUM) en una barricada

    Las Jornadas de Mayo de 1937, muchas veces llamadas también Sucesos de Mayo, Sucesos de Barcelona o Hechos de Barcelona, son una serie de enfrentamientos armados sucedidos principalmente entre el 3 y el 8 de mayo de 1937 en diversas localidades de las provincias de Cataluña, con epicentro en la ciudad de Barcelona, que enfrentaban a los grupos Anarquistas y Trotskistas (partidarios de la Revolución), por un lado, y al Estado republicano, la Generalidad de Cataluña y algunos grupos políticos, por otro lado. Fue el punto culminante del enfrentamiento entre la legalidad republicana de la preguerra y la Revolución, que estaban en roce constante desde el 18 de julio de 1936.

    El 2 de mayo el ministro de Marina y Aire, Indalecio Prieto, telefoneó a la Generalitat desde Valencia...

    El 3 de mayo   Un cuerpo de 200 policías mandados por el consejero de Orden Público de la Generalidad de Cataluña, Rodríguez Salas, se dirigió a la central de la Teléfonica y se personó en el departamento de censura (situado en la segunda planta) con la intención de tomar el control del edificio.11 Aquello pareció a los anarquistas una provocación.

    El 4 de mayo Barcelona estaba sumida en el silencio, sólo interrumpido por el fuego de fusiles y ametralladoras. Las calles de la ciudad permanecen bloqueadas  por barricadas. Bandas armadas de anarquistas atacaron los cuarteles de la Guardia de Asalto y edificios gubernamentales


    El 5 de mayo, Tarradellas, respaldado por el presidente Companys, seguía negándose a acceder a la exigencia anarquista de que dimitieran Rodríguez Salas y Ayguadé,.

    El 6 de mayo, durante la madrugada la CNT llama una vez más a los trabajadores a regresar al trabajo que se observó durante la mañana, aunque los llamamientos para volver al trabajo fueron desatendidos, más por miedo que por obstinación.2 Por la tarde, no obstante, se reanudaron los combates. En un cine resultaron muertos varios guardias de la GNR por disparos de una pieza de artillería de 75 mm. que habían traído de la costa varios miembros de las juventudes libertarias

    7 de mayo... a las ocho y veinte de la mañana llega la expedición de los Guardias de Asalto a Barcelona, ocupando distintos puntos neurálgicos de la ciudad. Algunos viajaron por carretera desde Valencia.

     8 de mayo,  las calles vuelven a la normalidad con algunos incidentes aislados y se empiezan a desmontar las barricadas. Los disturbios de Barcelona habían acabado finalmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada